SOMOS ESENCIALES

Todos los días recibimos muestras de agradecimiento de alguno de nuestros alumnos o de sus padres por el esfuerzo y la seriedad con que estamos afrontando esta delicada situación en nuestra Escuela..

Destacan sobre todo el refuerzo emocional que supone para ellos el retomar, en la medida de lo posible, la normalidad: el contacto con los compañeros, el bienestar físico tras tanto tiempo de inactividad, la recuperación del placer de bailar…

Gracias también de nuestra parte por ayudarnos a mantener con responsabilidad y entusiasmo este espacio como un lugar seguro.

La razón de este mutuo agradecimiento se debe a que las circunstancias de la pandemia ponen en entredicho y, a veces, en riesgo de desaparecer el normal desarrollo de una actividad, la danza, que, sin ser vital, es absolutamente necesaria para el bienestar físico y emocional de las personas que la practican.

Los profesionales de la danza llevan varias semanas evidenciándolo en las redes sociales y medios de comunicación con comunicados y actuaciones en la calle.

Los bailarines asumen por su parte ciertas incomodidades: la mascarilla, la falta de contacto, el acortamiento de las clases para poder desinfectar las aulas, incluso el cambio de horario para respetar el toque de queda… con infinita paciencia.

Para la Escuela, a todo esto se añade un menoscabo económico notable debido al obligado menor aforo en las clases, a la inversión realizada en infraestructuras para garantizar la seguridad en las aulas, al coste de los productos higiénicos…

Y, pese a todo ello, no hemos rebajado ni un ápice la calidad, la dedicación y la ilusión con que desempeñamos nuestro trabajo.

Esto es un esfuerzo colectivo con el que esperamos superar esta difícil situación. Juntos hemos apostado por luchar contra la pandemia sin poner nuestras vidas entre paréntesis.

¡ GRACIAS Y ANIMO A TODOS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba